Los jardines de Leones del Caracas han sido verdes y abundantes en los últimos años. Alexander Palma se estableció en la novena, Víctor Reyes dio sus primeros batazos, Franklin Gutiérrez hizo un exitoso regreso, Jeffrey Báez dio jonrones sanadores en varias ocasiones, Eduard Pinto rindió cada vez que se le necesitó, y la lista puede seguir y seguir.

Es verdad que algunos de esos nombres no estarán en la temporada 2020-2021, pero eso no quiere decir que los melenudos padecen aridez en las praderas. Si algo pondrá a pensar mucho al mánager Víctor Gárate es escoger de todos los nombres que tiene disponibles para ocupar los jardines. Es un “dolor de cabeza agradable”, describe una de las frases más clichés en el béisbol.

Richard Gómez, gerente deportivo de los capitalinos, ve una interesante y sana competencia en los jardines. Hay Leones que, en lo poco que queda de la pretemporada, quieren demostrar que son perfectamente capaces de estar en las praderas. Por ejemplo, en una conversación con la LVBP.com, el gerente enumeró las armas con las que cuenta: Alexander Palma, Ericson Leonora, Jesús Solórzano, Eduard Pinto, Luis Alejandro Basase, su hermano Luis Alexander Basabe, que es esperado para este viernes, y una sorpresa, Romer Eduardo Cuadrado.

Palma ya ha demostrado lo dañino que puede ser contra el pitcheo de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Fue el Novato del Año de la temporada 2017-2018 tras batear para .300 de promedio, .723 de OPS (sumatoria de embasado y slugging), remolcar 22 carreras y anotar 30. Con 25 años tiene la madurez para afrontar una campaña completa, así sea corta.

También entra en la fórmula Luis Alexander Basabe, uno de los venezolanos que hizo el grado de grandeliga este año. Llegó al máximo nivel con los Gigantes de San Francisco, luego de ser un prospecto de Medias Rojas de Boston y Medias Blancas de Chicago. Tras debutar con el Caracas en la 2017-2018, esta podría ser su primera experiencia como titular.

Sería un error tremendo olvidar a Eduard Pinto, Jesús Solórzano y Ericson Leonora. El primero ha rendido en dos campañas a las órdenes de Leones. Es un comodín que aporta mucha defensa y puede ser un bateador zurdo bastante incómodo y veloz.

Solórzano fue el tercer bate del club por gran parte de la temporada pasada, quizás el más peligroso del lineup; bateó para .300 de average, con cuatro jonrones, 21 fletadas y 25 anotadas. Leonora, algo por debajo de la mesa, resultó un éxito de la gerencia: en 42 juegos ligó para .288 de promedio, .826 de OPS, con seis jonrones, 27 remolques y 22 anotadas. Además, tiene experiencia en la liga.

El gran misterio es Romar Eduardo Cuadrado, un pelotero de 23 años de Maturín, perteneciente a los Dodgers de Los Ángeles. De acuerdo con la gerencia, ha sorprendido tanto al cuerpo técnico que no se descarta que pueda ganarse un puesto en el roster. Supera el 1.90 de estatura y, aunque no ha demostrado mucho poder en las menores, puede resultar una pieza que pueda solucionar algunos predicamentos.

LA RECEPTORÍA, ¿UNA FORTALEZA?

Mientras que los bosques de la capital tienen abundancia, la receptoría también tiene de dónde elegir. Es verdad que Keibert Ruiz se puede robar la atención por ser una de las joyas de los Dodgers. Pero hay mucho más allá. El joven de 22 años, grandeliga desde este año, está con el club y es uno de esos peloteros que causan altas expectativas en la temporada. Sin embargo, debe pelear por la posición.

Quizás el nombre de Jhonny Pereda no sea tan ruidoso, pero es uno de los jugadores que todo fanático caraquista no debe perder de vista. Es un receptor que ha recibido elogios por virtudes defensivas e incluso ha ganado Guantes de Oro en las granjas de los Medias Rojas de Boston.

Si se suman los nombres de Ruiz y Pereda a la pericia de Alfredo González, se puede obtener una muy buena mezcla de caretas. González se vio muy bien el año pasado con los pitchers del Caracas, y su mascota es respetable.

¿QUÉ PASA CON ISAÍAS TEJEDA?

Por ahora la gerencia y el cuerpo técnico del Caracas trabajan con los lanzadores importados Alsis Herrera y Eduard Reyes. El primero es zurdo y el segundo derecho; ambos dominicanos. El tercer foráneo puede ser Isaías Tejeda. El inicialista tiene un acuerdo verbal con el club, y de momento no puede venir por responsabilidades con las Águilas Cibaeñas en Quisqueya.

De acuerdo con Richard Gómez, los rapaces tienen en condición de día a día a Juan Lagares y Melky Cabrera. Mientras los dos estén tocados, Tejeda debe cumplir con las labores en el club dominicano, y vaya que lo está haciendo bien, pues ha comenzado la LIDOM con buenas conexiones.

La única forma que Tejeda adelantaría su llegada a la cueva del Caracas es que Lagares o Cabrera estén al tope de condiciones para ayudar a las Águilas Cibaeñas. Así que, por ahora, Leones deberá esperar.

 Cortesía Prensa LVBP

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *