En la morguecita, ubicada dentro del Cementerio Municipal de Barquisimeto, fueron depositados los cuerpos de tres personas que fueron hallados muertos dentro de una vivienda que supuestamente cuidaban en Las Tinajitas, cerca del Distribuidor San Francisco. A estos los mataron presuntamente a punta de batazos y además les prendieron fuego.

El equipo reporteril de LA PRENSA estaba terminando cubrir el suceso, reportado ayer martes 24 de noviembre, cuando fueron abordados por funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc, quienes obligaron a la reportera gráfica Angela Peroza y periodista Jennifer Orozco a borrar el material fotográfico.

Una funcionaria, quien no se identificó, pero se pudo conocer que es comisaria, pidió datos personales del equipo, para «reportarlos» en grupos del Cicpc, por si salía alguna foto «tomar medidas» en contra de ambas.

Los funcionarios intentaron impedir que ambas cumpliera con la labor de informar.

Este hecho fue condenado y rechazado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), quienes a través de la su cuenta en twitter denunciaron el hecho irregular.

Miembros de una familia fueron hallados quemados en Tinajitas

Golpes y candela. Tres personas, quienes presuntamente son padre, madre e hijo adolescente de 17 años, fueron hallados muertos dentro de una vivienda que supuestamente cuidaban en Las Tinajitas, cerca del Distribuidor San Francisco. A estos los mataron presuntamente a punta de batazos y además les prendieron fuego

Según la versión policial, los cuidadores de un galpón cercano aseguraron que llegaron a su puesto de trabajo, aproximadamente a un cuadra de la vivienda y sintieron un fuerte olor a podrido, además de ver moscas verdes en la zona. Estos vigilantes se acercaron, pero la casa estaba totalmente cerrada, por lo que decidieron ir hasta el punto de control de la Policía del estado Lara.

La vivienda es amarilla, de bloques y cemento, techo de tejas, con terreno alrededor, donde sembraron grama y algunas palmeras, está bien cuidada, pero no quedó claro quién era el dueño original ni dónde estaba.

Cortesía La Prensa de Lara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *