Nuevamente la calle Torres con callejón Padre Zubillaga vuelve a ser noticia, esta vez los habitantes de zona denuncian que se encuentran en una emergencia por la problemática del desborde cloacal.

Ahogados en el excremento desde hace aproximadamente mes y medio, las personas hacen el llamado esta vez a la gobernadora Carmen Meléndez para que se apersone al sector, “ya que hemos ido en reiteradas oportunidades a la Alcaldía e Hidrolara y la respuesta que nos dan es que no hay recursos. Se necesitan 100 metros de tubería para la reparación y en Carora no los hay”, aseguraron.

Vecinos aseveran que la fetidez que emana la obstrucción de la tubería, así como también la falta de mantenimiento de la quebrada ubicada en el lugar, ha traído consigo la proliferación de animales roedores como las ratas, “ya no podemos ni cocinar nuestros alimentos porque mientras estamos reparando la comida, las ratas hacen de las suyas. Esto no lo aguanta nadie”, dijo María López.

Río pestilente

Edy Rodríguez es la principal afectada por el río de aguas pestilentes, ya que este torrente atraviesa su vivienda. Comentó que ante la falta de gas doméstico, se ha visto obligada a cocinar con leña en un fogón improvisado en su solar, “pero las aguas contaminadas me impiden el acceso al fogón. Tengo niños pequeños y temo que se enfermen por cocinar en estas condiciones”.

 

Rodríguez concordó con López al expresar que la falta de mantenimiento en las quebradas agrava más la situación. “Desde hace años el Gobierno local no realiza mantenimiento a las quebradas y es por esa razón que también nos encontramos ahogados en cloacas, porque las aguas no pueden correr de tanto monte y basura”. La afectada a su vez hizo el llamado a las autoridades competentes, “necesitamos que ayuden a solucionar este problema urgente”, finalizó.

Texto: Raymar Falcón

Fotos: José R. Montero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *