El servicio de recolección de basura en el municipio Torres “es cada día más nulo e inoperativo”, afirman los vecinos de diferentes sectores de Carora. Aunque el alcalde Édgar Carrasco en su programa radial el pasado lunes aseguró que “se inyectó dinero para recuperar la flota de vehículos”, el panorama en las calles es diferente.

Montones de desechos adornan las principales avenidas de la ciudad. Para los transeúntes caminar por las calles se hace imposible  no solo por tropezar con cajas, desperdicios de comida, plásticos, bolsas y hasta botellas. La hediondez de la basura acumulada también se hace desagradable para propios y extraños.

“Las personas deben pagar este servicio. Tenemos que tener al menos dos unidades activas y una de respaldo”, fueron las declaraciones del Burgomaestre. Sin embargo, los caroreños se ven obligados a depositar la basura de sus hogares en cualquier lugar ante la ausencia del aseo urbano.

Para los comerciantes la situación es similar, las fallas en la recolección de basura los obliga a disponer de lugares céntricos para colocar la misma. Tal es el caso de la calle Lara, donde los cerros de desechos sólidos impiden no solo el transitar de las personas, también la circulación de los vehículos.

Los caroreños extienden el llamado a las autoridades locales, dado que los perros callejeros esparcen la basura afeando más las calles de la ciudad.

Texto y foto: Raymar Falcón

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *