Diciembre esta a la vuelta de la esquina y tal parece que en lugar de guirnaldas, lo que adornara la calle Torres serán las aguas servidas y un pestilente hedor por la obstrucción del colector principal que afecta alrededor de unas 10 viviendas.

Los moradores de la zona aseguran que han hecho llamados constantes a la Hidrológica del Estado y a la Alcaldía de Torres. Sin embargo, no han tenido respuestas positivas de parte de dichos entes, lo que ha generado gran malestar en los residentes.

Ante esto, los habitantes se han encargado de realizar trabajos dentro de sus propias viviendas para que las aguas servidas no sigan haciendo estragos. Comentaron que han perdido no solo la paz, “pues, estos ríos fétidos también han causado daños materiales dentro de nuestras casas”.

La situación se hace cada vez más grave, dado que la fetidez corre libremente como arroyo y mantiene anegados patios, solares, salas y otros espacios de los hogares. Cabe agregar, que este problema data de hace unos tres años, pero según relatan los afectados, a raíz de unos trabajos realizados por Hidrolara la situación empeoro.

Hacen nuevamente el llamado a los entes encargados, ya que este gran foco de contaminación podría traer como consecuencia epidemias en la zona.

Texto y fotos: Raymar Falcón 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *