Este jueves en horas de la mañana fueron sorprendidos los trabajadores y clientes de una reconocida farmacia ubicada en el centro de la ciudad.

El hecho ocurrió cuando un ciudadano solicitó un medicamento en la droguería, presentándose una situación confusa entre el empleado y el cliente, que llevó a este último a arremeter contra el local.

Al parecer se trataba de un señor de avanzada edad en una silla de ruedas que lazó una piedra que impacto con la puerta de vidrio del establecimiento comercial ocasionando graves daños.

Texto: Raymar Falcón

Foto: José R. Montero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *